No todo lo que brilla es oro

Siempre que hablamos de exportar lo relacionamos con el crecimiento de un país, como algo bueno, pero también puede no serlo. Puede conllevar riesgos, gastos, entre otras cosas que revisaremos a continuación.

La empresa tiene que crear internamente un nuevo proceso de etiquetado, modificar los productos de envase y presentación, lo que genera un gasto. Si quieres vender algo a China el envase tiene que estar en chino. Por lo que también se deberá contratar personal especializado con conocimiento de idiomas.

Por otro lado hay que contar con certificaciones especiales de calidad, distintos a la importación, considerando las necesidades y requisitos de los distintos países compradores. Hay que buscar información mas precisa de los mercados de destino, como el comportamiento de los consumidores, sus preferencias, ya que son países distintos con costumbres distintas. Formar un equipo acorde a este nuevo proceso, al igual que tener que organizar una logística diferente a la ocupada al ámbito nacional.

La exportación también genera la dificultad en la elección del mejor canal de distribución, marítimo, terrestre, aéreo, revisando los gastos y beneficios de cada uno, dependiendo el producto a vender. Hay que contar con un plan estratégico de exportación. Buscar financiaciones diferentes a las habituales. Cuando exportas, el comprador puede demorarse por ejemplo 120 días para pagarte, por lo que necesitas financiarte de otra manera en esa espera. Hay que buscar entonces una empresa que le preste esa plata al comprador para que así te pague altiro.

Es importante dedicar costo y tiempo para viajes, ya que el crear lazos, relaciones profesionales con tu cliente, es fundamental para un mejor desarrollo del negocio. Hay que modernizarse, utilizar y crear nuevos materiales de comunicación y promoción, por ejemplo que tu página web este en inglés, o en el idioma del país que te interese exportar. Existen mayores riesgos tanto políticos, como lo que ocurrió en Argentina con la decisión de la expropiación de Repsol, intentar expropiar una empresa que era española. Económicos como la crisis económica en una zona, país que no es el tuyo, como lo que pasa ahora en Europa, si quieres exportar algo ahora probablemente no van a poder comprar. Y legales, por ejemplo que saquen una nueva ley acá en Chile que prohíbe el consumo de salmón extranjero, que ahora solo se puede consumir salmón nacional y tu eres exportador de salmón. Por lo que hay que buscar formas de protegerse ante posibles contingencias que puedan suceder, como que un proveedor no te pague, que se caiga tu carga en el viaje o en un puerto, entre otras cosas, para eso hay que buscar seguros u otro tipo de protección.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s