¿Cuál es la gracia?

En el post anterior les contamos qué son las barreras no arancelarias, las que fomentan el proteccionismo, porque son medidas que se toman para restringir la importación.

La cosa es esta, hay casos en los que las Barreras no Arancelarias tienen como fin proteger a los ciudadanos. Por ejemplo, si dejáramos que metieran carne de unicornio sin ninguna restricción, podría suceder que la carne esté mala o tenga efectos nocivos, como dejarlos a todos brillando por 24 horas después de comer. ¿Y por qué pasó esto? Porque nadie hizo nada para impedir que la carne de unicornio que nos hace brillar, entre al país. En esos casos, las barreras no arancelarias tienen sentido, están bien empleadas y son necesarias.

El problema, es cuando las Barreras no Arancelarias se convierten en una forma de proteccionismo. Esto es, limitar el libre mercado en pos de la producción nacional. Que también puede tener buenas intenciones: proteger la industria nacional, darle oportunidades para que sean las mas bacanes del mercado.

El punto, es que cuando las Barreras no Arancelarias -y si arancelarias también- se van al chancho, complica la cosa. Piénsenlo, si le ponen mucho color con las cosas que se pueden importar, serán muy pocas las que pasen el filtro y puedan ingresar efectivamente al país, lo que hará que lo que mas consumamos sean productos nacionales, y si, dejando de lado todo el asunto de si es chileno es bueno, go producción nacional, consumamos lo nuestro, odiemos lo extranjero, genera problemas po’ cabros. Porque como hay pocas cosas que vienen del extranjero, los productos nacionales no tiene mayor competencia, no tienen porqué preocuparse de que un producto chino, mas barato que el suyo, les quite espacio en el mercado, así que no están ni ahí con bajar los precios. Tampoco se genera una competencia mediante la cual se regulen los precios por si solos.

 Para que me vayan cashando, si arcoirilandia quiere ingresar 100 cremas hechas con sus unicornios. Y en Chile quieren vender las cremas hechas con sus unicornios, que como nosotros no somos tan bacanes, nos cuesta mas caro producir, tenemos que vender a mayor precio. El estado, como casha que nosotros no podemos competir con las cremas de arcoirilandia -que han perfeccionado las formas de hacer crema de unicornio- va a aplicar una barrera no arancelaria y limitar la cantidad que ellos pueden importar, dejándolo en 30 cremas.

 Nosotros, pucha, las vendemos mas caritas, per tenemos pa’ vender 100 cremitas. Así que igual no tenemos pa’ que preocuparnos, porque cuando a ellos se les hayan acabado sus 30 cremas baratas, aun habrá gente que necesite de la crema y no le quedara de otra mas que comprar de las nuestras.

 Sabemos que es un ejemplo bastante burdo, pero creemos que es la mejor forma en la que podemos explicárselos. Algo así es lo que podría suceder si las barreras no arancelarias se van al chancho y le ponen wendy al proteccionismo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s